MINISTERIO DE LAS CULTURAS, LAS ARTES Y EL PATRIMONIO

BitácoraResidencias de arte colaborativo

Red Cultura
Residencia: Tesoros del Cerro Andacollo, Coquimbo - 2019 Residente: Claudia del Fierro
Publicado: 9 de febrero de 2020
El último lavador de oro

Once y visionado del video en el club junto a Sybila. La señora Vilma, doña Lupita, don Oscar y la señora María ven y comentan la edición del video.

 

Como todos los domingos, hoy se reúnen las integrantes del Club Nueva Esperanza y don Oscar Malebrán en su sede de la calle Urmeneta. Las manualidades y las onces que preparan entre todas son una excusa para juntarse, conversar y ponerse al día con sus actividades y los acontecimientos de la semana.

Almorzamos tarde, cansados de la larga jornada en Nueva Churrumata y nos preparamos para ir a la sede. Nos acompaña Sybila y llevamos algo dulce para aportar a la once (aunque siempre hay abundantes galletas y pancitos) y partimos, esta vez cargando el proyector y computador, porque ya tenemos la primera edición del video del proceso del oro y haremos un visionado para comentar.

Los ánimos están más o menos en el Club. La conversación gira en torno a la decisión de la Municipalidad de demoler las construcciones donde se encuentra la sede, una antigua escuela, para construir un nuevo edificio de servicios. Tanto el Club Nueva Esperanza como la Unión Comunal deben trasladarse y aún no está claro donde tendrán nuevo local.  Terminamos de comer y anunciamos la sorpresa del video. Rápidamente organizamos la sala y pongo play. Esta primera parte dura alrededor de media hora y el público mira con atención. Vemos a Don Oscar haciendo tierra en el pirquén, lavando y contándonos sobre su vida y su trabajo. La señora María se emociona en una escena en que don Oscar recuerda la dura vida de su familia, a su papá y a su hermano, fallecido en una mina en Taltal. La señora Lupita no para de echar la talla y comentar chascarros. Al final conversamos un poco. ¿Qué título le ponemos? ¿Les gusta así o cambiamos el orden? Don Oscar prefiere que sea en orden cronológico, porque así es más pedagógico. La señora Vilma, que ha estado mirando muy concentrada nos felicita, va a quedar uy bueno. Entonces planificamos algunas tomas para la segunda parte, cuando grabemos todos en el cerro lo que falta. Con sopaipillas, eso sí – y tortilla a la olla, dice la señora María.

« Ir a residencia