MINISTERIO DE LAS CULTURAS, LAS ARTES Y EL PATRIMONIO

BitácoraResidencias de arte colaborativo

Red Cultura
Residencia: Tesoros del Cerro Andacollo, Coquimbo - 2019 Residente: Claudia del Fierro
Publicado: 21 de febrero de 2020
Taller de teatro de sombras

Tras reuniones previas con Cecilia Aguirre, encargada de la biblioteca municipal Cirujano Videla de Andacollo. Acordamos una actividad centrada en las historias locales de Andacollo, Cecilia nos contó de su interés por el kamishibai el cual había tenido buenos resultados con niños, y nos contó también sobre el libro, “El cerro encantado” realizado a partir de un concurso de cuentos en Andacollo. Nosotros paralelamente ya veníamos de realizar varias actividades y en especial de trabajar con niños en la escuela de verano donde nos centramos en la creación colectiva de cuentos a partir de algunas leyendas y personajes locales, con el fin de materializarlo en el formato radial.

 

Para el trabajo en la biblioteca decidimos centrarnos en el teatro de sombras, desde una historia tomada del libro “El cerro encantado” y así solo trabajar una interpretación y representación visual del relato escrito, con un grupo de niñxs. Tuvimos buena convocatoria, con mucho interés partimos contándoles de la historia milenaria de esta técnica audiovisual, antecedente directo del cine al articularse en base a movimientos y secuencias en una pantalla.

 

Posteriormente Cecilia les contó dos cuentos del libro de los cuales eligieron uno, varias de las niñas no se conocían por ser de colegios y sectores distintos de Andacollo. Comenzamos conversando sobre el cuento, comentando y diferenciando las escenas, sobre esto dibujando como se lo imaginaban y discutiendo entre todos como podía ser la mejor forma de representar las imágenes del relato. Poco a poco fueron sintetizando elementos con el fin de hacerlo simple de construir y más sugerente al público. Para el personaje principal construyeron dos versiones de un minero, uno trabajando solo con articulación de brazos con una picota rompiendo la tierra, y otro que caminaba de ida y regreso a su lugar de trabajo con su capacho, solo articulado en las piernas para caminar.

 

Sesión tras sesión se fueron conociendo más y distribuyendo las tareas y entendiendo que lo principal era el trabajo colectivo, para esto si alguien tenía mayor facilidad para dibujar podía arreglar el dibujo de otro y a su vez un tercero recortar y un cuarto manipular la marioneta final….

 

 

Ivo Vidal

« Ir a residencia