MINISTERIO DE LAS CULTURAS, LAS ARTES Y EL PATRIMONIO

BitácoraResidencias de arte colaborativo

Red Cultura
Residencia: Despertando la montaña Teno - La Montaña, Maule - 2019 Residente: Cristian Andrés Ochoa Espinoza
Publicado: 18 de enero de 2020
Uno era feliz en ese tiempo…

“Yo tenía siete años y mi padre nos llevaba a trabajar, a limpiar la chacra o huerta. Esto me recuerda lo bonito que fue mi infancia con mi familia y por eso yo amo la naturaleza, me gusta el pasto verde, las flores y los árboles y también, el agua”

 

Se cumplen las 19:00 hrs y ya la mayoría de las abuelas y abuelos se encuentran sentados en la mesa probando las sopaipillas caseras que trajo Lidia para compartir, bebiendo un refresco y más de alguno mostrando fotografías que trajeron para la primera actividad.

Dispusimos las fotografías en la mesa, mirando hacia abajo, sin mirarlas las removimos para que cada adult@ escogiera al azar una imagen de otra persona. Valoramos la importancia de la fotografía como pieza clave del recuerdo, de rescatar la historia, de valorar el pasado.

Dimos unos minutos para observarlas. Se observan paisajes, grupos familiares, celebraciones, trabajos rurales, retratos con animales, etc. Posteriormente lanzamos la interrogante ¿que relación posee esa historia con la historia de quien la observa? Repartimos cuadernos, hojas y lápices dando la posibilidad de que quienes quisieran pudieran escribir un breve fragmento sobre esta conexión.

Como un un par de personas son analfabetas, familiares y vecinas más jóvenes ayudaron en la redacción de los textos y también, en conversaciones que fueran soltando la historia.

A algunos esto les resultó complejo, comentaban lo que observaban con los demás, preguntaban quien aparecía ahí y se dieron un mayor tiempo de encontrar la relación entre ambas historias. La totalidad de los adultos mayores nacieron y se han criado en este territorio, hay lazos familiares y de amistades que han perdurado por años. Hay conocimiento de historias, hay complicidad en la generación más antigua del sector.

Todos han coincidido en que la vida se ha transformado en muchos aspectos. Ha cambiado el territorio, hoy está mas seco, con menos animales por la sequía, con más industrias, con mayor contaminación, con menos trabajo de campo, con más calor. Han cambiado las expectativas de vida, las aspiraciones de migrar por un mejor futuro, hay menos población. Las celebraciones familiares ya no son las mismas, hoy solo hay visitas aisladas, hay más tiempo libre, más individualismo en las nuevas generaciones.

Asimismo hablan de que la vida es menos dura que antes, que es mas fácil salir adelante.

Con el paso de los minutos, la conversación colectiva surgió de manera espontanea, quien se animaba compartía su opinión y leía su escrito. Con excepción de una abuela, tod@s quisieron compartir su texto.

 

“Esta fotografía me recuerda cuando araban con los caballitos y le ponían el arado, tiraban y le ponían semillita para sembrar. Mi esposo usaba chupalla para el sol, eran días calurosos. Mi marido iba a almorzar a la casa mientras el caballo descansaba y luego, volvían a trabajar”

Tod@s tenían algo que escribir, algo les nació al mirar la foto del otr@.

« Ir a residencia