MINISTERIO DE LAS CULTURAS, LAS ARTES Y EL PATRIMONIO

BitácoraResidencias de arte colaborativo

Red Cultura
Residencia: Espacios comunes. Lecturas colectivas en torno al territorio. La Pintana, Región Metropolitana - 2018 Residente: Francisco Cooper Marzal
Publicado: 26 de noviembre de 2018
3ª reunión con vecinos de la Villa José Donoso

Nos reunimos con los vecinos de la villa José Donoso para seguir trabajando sobre la línea de tiempo de la villa, la cual ya habíamos comenzado en la reunión anterior, y una de las primeras cosas que nos llama la atención es que al consultar los vecinos por los hitos más destacables de la villa, inmediatamente los vinculan con eventos personales significativos como la obtención de la casa propia, los nacimientos de los hijos y los matrimonios.
De aquí que pareciera entonces hay una forma de comprender el territorio como una extensión de la propia vida. Para algunos vecinos la historia de la villa es la historia de ellos mismos. Una de las primeras vecinas que llegó a la villa José Donoso nos cuenta que para ella el comienzo de la villa es el comienzo de su propia historia, ya que la obtención de la casa propia y el abandono de su condición de allegada significó “un comenzar de cero”, el inicio de una vida más “real”.

“Porque en el fondo (la historia de la villa) es la historia de nosotros, el comienzo de la historia de nosotros al tener nuestro, digamos, nuestra casita, eso es como empezar de cero, para muchos, porque muchos arrendábamos, vivíamos con la familia, con los suegros, no se po´, con los hermanos, entonces es un comienzo.”

En este relato también se puede vislumbrar el potente significado de la “casa propia” como un elemento que da sentido a la vida humana, que la fundamenta y le permite formar parte de la historia y la sociedad.

“El 2007 me entregaron mi casa por primera vez, hasta la fecha me acuerdo, el 17 de Mayo, ahí yo obtuve mi casa porque yo me vine del sur como a los 16 años, ahí entré trabajando de nana. Trabajé puertas adentro todos esos años, hasta tener mi casa y juntamos las lucas y después conocí a mi pareja con el que llevamos 17 años, y después con esfuerzo lo logramos pagar. Entonces para mí era importante porque era mi casa (…) porque era mío, porque antes siempre trabajaba puertas adentro y no era mío, nada era mío ahí.”

Otro elemento que surge de la conversación con los vecinos es el tema de la solidaridad entendida como un principio fundamental para el mejoramiento de la calidad de vida:

“… es que eso es lo que yo recalcaba, de que todos los vecinos somos total y absolutamente distintos, y como ella dice, hay malos vecinos, hay buenos vecinos, y en eso estamos muy contentos porque logramos mantener un equilibrio, entre los buenos vecinos y los malos vecinos. No nos rendimos en realidad porque de una u otra forma igual nos involucramos en cualquier actividad.”

“la sociedad quiere que nos mantengamos individualista y que no te importe el de al lado y tú vivir solamente tu metro cuadrado, eso es lo que quiere el sistema”.

“si la villa en sí, si la villa como villa fuese más solidaria, aquí no habría delincuencia.”

“no podemos ser indiferentes al dolor ajeno del resto, que no te conmueva…”

Así, a lo largo de dos horas vamos conversando y compartiendo con los vecinos que generosamente nos cuentan su realidad, sus ideas, emociones y sentimientos respecto al territorio donde viven. Otros temas que tocamos esa noche fueron:

• la delincuencia, los factores que la han favorecido y las formas colectivas de organización entre los vecinos.
• las fortalezas y debilidades de la convivencia y la importancia de desarrollar una vida comunitaria saludable.
• algunos ejemplos de organización vecinal
• la procedencia geográfica de los vecinos

Al finalizar la reunión quedamos contentos con el trabajo hecho y con un bello sentimiento de estar generando sinceros lazos de confianza y afecto que esperamos sea la base que alimente el trabajo durante todo el resto del proceso.

Bitácora de la residencia
« Ir a residencia