MINISTERIO DE LAS CULTURAS, LAS ARTES Y EL PATRIMONIO

BitácoraResidencias de arte colaborativo

Red Cultura
Residencia: 282 Décimas a la redonda Portezuelo, Ñuble - 2019 Residente: Nicol Eliana Soto Meza
Publicado: 14 de marzo de 2020
Lo Ramirez resiste

Hace varias semanas veníamos conversando con la señora Helia, Presidenta de la Junta de Vecinos de la población Lo Ramirez ubicada dentro del mismo pueblo.

Quisimos organizar un encuentro con la comunidad que ella representa, y hoy nos encontramos en la sede.

Llegamos y estaban terminando de conversar sobre algunos temas de la agrupación, mientras divisamos a otro grupo en la cocina, nos percatamos que estaban preparando sopaipillas para nuestro encuentro, nos sentimos muy acogidos y bienvenidos.  Nosotrxs, comenzamos a sacar la yerba, el mate y algunas cosas para comer que habíamos llevado para compartir. Entre todxs armamos una bonita mesa, donde nos sentamos a conversar.

 

Continuamos con la acción de la cartografía de abstracción espacial, poco a poco comenzamos a entrar en confianza e impulsamos a recurrieran a sus memorias e historias de niñez, uno de los episodios que recordaban con mayor alegría eran los juegos como el luche, el run- run, cuerda, polcas, el gogo, que nos llamó mucho la atención, la sra Juana nos comentaba que se hacían dos bolas de greda y se amarraban con una cuerda, estas se amarraban en un pie, y el juego consistía saltar las bolas que giraban por el suelo en círculo amarradas en un solo pie, pues si no saltaban terminaban con los tobillos morados.

 

Nos comentan que la población nació como una toma del terreno, hasta que el dueño de apellido Ramirez, cedió la tierra para las familias construyeran su vivienda definitiva. Poco a poco, con mucho esfuerzo y trabajo fueron construyendo lo que tienen hasta ahora, hablan con orgullo de las dificultades que sobrepasaron para salir adelante.

 

Para ellxs la agrupación y el trabajo en comunidad ha sido clave para conseguir nuevos proyectos y mejoras, desde la llegada de la luz, el agua potable y hasta hace poco el alcantarillado. Nos comentan que desde sus inicios han trabajado en conjunto, decidieron construir con sus manos una sede de adobe, que lamentablemente se dañó con el terremoto, donde hoy existe la nueva construcción. Recuerdan que muchas veces tuvieron que salir a vender cosas u organizar bingos para costar sus proyectos como comunidad.

Aún son una comunidad que conversan entre ellxs, se conocen los vecinxs, se reúnen y trabajan por proyectos en común, ya que tienen conciencia que la unidos son más fuertes.

 

 

 

 

« Ir a residencia