MINISTERIO DE LAS CULTURAS, LAS ARTES Y EL PATRIMONIO

BitácoraResidencias de arte colaborativo

Red Cultura
Residencia: Ichtaraqaña Chinchorra Camarones - Caleta de Camarones, Arica y Parinacota - 2019 Residente: Claudia Adriana Maricel Araya López
Publicado: 25 de febrero de 2020
El lenguaje de lxs invisibles

Fue real. La Municipalidad hizo una inauguración del mural e invitó al Alcalde para cortar una cinta. Las y los niñxs que estaban ese día pudieron presentarlo y hablar. La comunidad en general ha visto el trabajo realizado, lo percibe y es capaz de leerlo, haciendo presente el dialogo entre niñxs y adultxs de manera permanente. Ana quien es parte de la comunidad, hizo un cocktail con ceviche, jugos naturales, pebre, empanadas de queso, sopaipillas, cereales, agua, fruta y cocadas. En la mesa las y los niñxs se sentaron como corresponde, como en un cumpleaños cada unx con su plato, comida y jugo. Martín y Ámbar hicieron un show de pimpinela doblando unas canciones (no esperábamos eso, ni tampoco fue preparado) para finalmente concluir entre nosotros con un cierre.

El trabajo esta semana se ha centrado en realizar y presentar la obra “La caleta mágica” que fue un proceso que se gestó en el laboratorio de Alfredo y Eli, nos ha costado bastante poder reunir a las actrices y actores de la obra, por que van y vienen de Arica a la caleta. De todos modos vamos avanzando lento pero seguro. Respetamos los procesos de cada uno/a y es por eso que a veces salir a la playa a tomar el té es más significativo que trabajar en la obra, que pintar o que modelar el papel maché. Bajó el río nuevamente y esta vez vimos a un lobo marino varado en la orilla con una herida de arpón.

 

A modo de reflexión de este proceso, que finalmente resultó bastante más extenso de lo previsto, puedo decir que fue un trabajo realizado 100% por la comunidad, con la comunidad flotante, permanente e infante. Sabemos que en la caleta las personas van y vienen, probablemente tienen casas en Arica o en otras localidades y aun así el trabajo se adecuó y acompañó ese tránsito. Cada idea plasmada fue dialogada, conversada y acordada. También fueron espontáneas en muchos casos. Creo y pienso que estamos en un momento en donde “el arte” debe replantearse sobretodo de espacios como la caleta, desde los y las niños/as, desde la tercera edad y desde la calle no a modo de “anuncio” como conocemos coloquialmente, si no desde una perspectiva más profunda que pueda abarcar a todos los lenguajes incluyendo a los invisibles.

 

Niños y niñas le cambiaron “la cara” a la entrada de Caleta Camarones

Mas información aquí

 

« Ir a residencia