MINISTERIO DE LAS CULTURAS, LAS ARTES Y EL PATRIMONIO

BitácoraResidencias de arte colaborativo

Red Cultura
Residencia: Co-lugar, especies de espacios Chañaral - Población 26 de octubre y ampliación norte sur, Atacama - 2019 Residente: María Cecilia Coddou Mc Manus
Publicado: 18 de enero de 2020
En común: pasión, autogestión y comunidad.

“Es mentira eso del amor al arte
No es tan cierto eso de la vocación
Estamos listos tú y yo para matarnos
Los dos por algún miserable porcentaje
Están corriendo los demás
Están robando si es posible
Y nunca con seguridad”

 

Los Prisioneros – Quieren dinero

El día a día va modelando nuestro proyecto CO LUGAR, si bien el territorio asignado para trabajar es la población 26 de octubre, el hecho de no residir allí nos a permitido relacionarnos con personas que habitan otros barrios y que se motivan por otros intereses.

Durante estos casi dos meses hemos conocido diferentes agrupaciones que realizan actividades muy variadas pero que al igual que la Agrupación Juvenil y Deportiva de la 26, todos se auto gestionan a favor de lo que cada uno cree que es un “mejor Chañaral”.

En estradas anteriores presentamos a Los herederos de Chañaral (rescate del patrimonio local a través de la historia de la comuna) y al grupo ecologista (su principal foco, la reforestación de especies nativas y declarar a Chañaral como zona de sacrificio). A continuación presentaremos a otras agrupaciones que creemos vale la pena tener en cuenta.

 

A- “Juventud por Chañaral” son una agrupación que se enfoca en   atacar los factores de riesgo en la población Aeropuerto. A través de la música trabajan en un ámbito social vulnerable al consumo de pasta base. Con la música como bandera, desarrollan actividades que le sirven a los niños para dirigir su tiempo y energía.

La agrupación actualmente desarrolla un proyecto que se llama Recrearte. Financiado por un FMR, Recrearte es una escuela donde se enseña a los niños diferentes disciplinas: batería, graffiti, piano y danza urbana.

Diego Vargas comenta: “Todos los años anteriores el proyecto de la escuelita lo realizamos sin recursos, solamente autogestión, los profesores trabajaban de forma voluntaria y gratuita. Muchos de los músicos que hay ahora salieron de esta escuelita.”

 

B-  Juan Avalos es parte de el “Club y Escuela de Bodyboard Portofino”. Además de disfrutar y difundir las posibilidades que brinda el mar, conoce y transita los cerros como pocos.

Su agrupación deportiva hace trabajos de voluntariado para la Agrupación de Atrapanieblas de Atacama, además generan rutas turísticas a los atractivos regionales. Juan dice: “Es una forma recreativa cultural que tiene como fin conocer más y mejor el territorio que habitamos.”

6 personas, 6 horas en el cerro. Juan nos llevo de aventura, ese día pudimos conocer la flora y la fauna local, percibimos el clima y la atmósfera en altura (completamente diferente a lo que acostumbramos). Encontramos piedras talladas y pedazos de cerámicas de los primeros pobladores de zona y por último, pusimos a prueba nuestra actividad física y mental.

La muralla que supone la montaña alberga vida, historia y cultura local. Acercarse a ese mundo te conecta con lo propio, con lo nuestro, aquello que te dan ganas de cuidar.

 

C-  Con el aluvión de el 2017, los comerciantes de Chañaral quedaron en la ruina, económica y emocional. El “desastre natural” arraso con la parte céntrica de la comuna, zona que alberga la mayor acumulación de comercios. Frente a este situación los dueños de los locales se unieron y formaron un grupo de cueca para juntos poder sobreponerse de tan tremenda catástrofe.

Ricardo Tapia comenta: “No nos interesan las competencias, como podemos evaluar un sentimiento? La danza no se puede evaluar.”

La agrupación se presenta el público esporádicamente, cuando son convocados, les interesa tanto difundir la danza como contar como fue que la crisis los unió como grupo.

 

 

D- Andrea Rojas es parte de la agrupación ecologista de Chañaral  y además es participe activa de la agrupación feminista de dicha comuna. Andrea nos relata como se formo el grupo y cuales son sus motivaciones.

 

“Nos juntamos auto convocadas en una “velaton la noche que aparecieron los retos de una de una mujer que llevaba desaparecida 5 meses en cercanías de Copiapó. Desde ese día nos empezamos a organizar. Creemos que es súper necesario visualizar la violencia de género, sobre todo acá en Chañaral, por que muchas situaciones están normalizadas. La violencia económica por ejemplo, esta situación que los hombres trabajan en minería y son los proveedores. También nos interesa darle un enfoque de genero al tema de la contaminación, por que son las mujeres las que se hacen cargo de las enfermedades. Están naciendo muchos niños con problemas de alergias y problemas cognitivos.”

Las chicas se organizan como grupo pero sin líder; “Somos todas iguales, la responsabilidad recae sobre todas”

 

Proyectos mas avanzados y proyectos gestándose. Todos los grupos mencionados son auto gestionados, lideres comunales que se reúnen para generar cambios reales a situaciones actuales.

 

 

La metodología de auto gestión para la realización de proyectos le otorga a los mismos cualidades relacionales que son socialmente positivas, como el hecho de abordar y concebir el trabajo de forma colaborativa, entre los gestores o aquellos interesados, donde cada uno acompaña desde sus saberes, desde lo que puede entregar, desde sus formas individuales dispuestas para generar “lo colectivo”, fomentando una red de recursos bajo la idea:  “Desde nosotros y para nosotros.”

 

Si bien los miembros de los diversos grupos tienen claro que su participación allí no es específicamente la forma con la que se “ganan la vida” es cierto que el dinero es el medio que permite potenciar,  desarrollar  y darle continuidad a las propuestas.

La problemática mas recurrente aquí es el hecho de postular a fondos nacionales o regionales; o la información no llega a tiempo o si llega, la postulación es compleja para algunos, que aunque tengan buenas y solidas ideas, les cuesta bajarlas al formato burocrático requerido.

 

 

 

 

 

 

Bitácora de la residencia
« Ir a residencia