MINISTERIO DE LAS CULTURAS, LAS ARTES Y EL PATRIMONIO

BitácoraResidencias de arte colaborativo

Red Cultura
Residencia: Co-lugar, especies de espacios Chañaral - Población 26 de octubre y ampliación norte sur, Atacama - 2019 Residente: María Cecilia Coddou Mc Manus
Publicado: 7 de marzo de 2020
Habitar otros espacios públicos:  La playa

Sin lugar a dudas la playa grande contaminada de Chañaral es el hito más emblemático del territorio. La playa como espacio público, de encuentro y de esparcimiento está anulado por ser deposito de relave minero por más de 50 años desde 1938 hasta 1987. En ésta tampoco hay señalética que advierta los altos niveles de contaminación.

 

Por otro lado, entre el borde costero y la carretera se instalan piscinas públicas de hormigón  que se llenan con agua contaminada de mar. Aquí si hay un cartel, que dice ”espejos ornamentales no aptos para el baño”. Les llaman espejos pero morfológicamente son piscinas que funcionan como un espacio activo de recreación, sobre todo para niños.

 

Frente a lo anterior, junto con la agrupación de ecologistas y  otras agrupaciones autogestionadas locales, comenzamos un proceso de apropiación simbólica de la playa; dejar un hito, un registro, un momento de intervención en la costa. En conversaciones, surgieron varias ideas interesantes para activar la playa y re pensarla en torno a su condición de espacio público-no público, una primera idea fue realizar un “SOS” con velas. Hasta último momento tratamos de concretar esta actividad,  pero no pudimos coincidir con la persona que colaboraría con la fotografías aéreas.

 

A días de irnos de Chañaral, decidimos realizar e instalar un cartel  informativo-señáletica que de cuenta de los materiales contaminantes que contiene la playa. La idea de utilizar un cartel como método de apropiación surge a partir de conversaciones de Manuel Cortes, miembro de la agrupación de ecologistas que nos comentó hubo -hace ya bastante tiempo- carteles en la playa pero que misteriosamente desaparecieron. Manuel realizó una investigación que culminó en la publicación de un libro, en éste explica la historia de la contaminación costera de Chañaral, de ahí se obtuvieron las cifras que aparecen en el cartel y también la imagen de referencia de uno de los carteles que fueron sacados.

 

Para el diseño del cartel, se seleccionó una fotografía tomada por uno de los niños de la 26 de octubre en una actividad de creación de máscaras.  Recordemos que la actividad  de las máscaras surgió de una conversación con una vecina de la 26 que no permitió que sus nietos participen de actividades fuera de la casa por padecer enfermedades crónicas respiratorias por la polusión. Cabe destacar que gran parte de la polusión se debe a las partículas de relave que levanta la playa hacia la ciudad.

 

Hoy nos reunimos en la playa para revisar posibles lugares de instalación con el cartel ya impreso.  Pensamos que podríamos instalarlo hoy pero no teníamos herramientas suficientes y especificas por que el suelo de la playa es de relave, piedra y barro de los aluviones. Por este motivo y ya habiendo decidido retornar  a Chañaral en dos meses, coordinaremos  un encuentro con la comunidad para la instalación y entre todos conseguiremos las herramientas necesarias.

 

A continuación adjuntamos algunas fotos  a modo de maqueta para dar cuenta la ubicación donde acordamos colocar el cartel.

 

 

 

Bitácora de la residencia
« Ir a residencia